✅ Cómo limpiar el acero inoxidable

El acero inoxidable es un material muy usado en la cocina por su resistencia al calor, a la corrosión y a las manchas. Por lo general, el cromo del acero inoxidable reacciona al oxígeno del aire y forma una capa protectora que previene la aparición de óxido y reduce el riesgo de marcas permanentes. Si la superficie está cubierta de grasa o suciedad, esa reacción química no se produce, y el acero es más vulnerable a la corrosión y al desgaste.

Otro truco de limpieza que puedes utilizar en el acero inoxidable requiere los siguientes productos: maicena, bicarbonato de sodio, jabón líquido y aceite de girasol u olivaPara realizar esta mezcla hay que añadir en un recipiente dos cucharadas de maicena, una de bicarbonato de sodio y tres cucharadas de aceite de girasol u oliva. Después, agrega, poco a poco, agua y jabón líquido para platos en pequeñas cantidades hasta que consigas una mezcla líquida pero espesa.

Trucos y consejos para limpiar acero inoxidable

El principal aliado para limpiar estos electrodomésticos de acero inoxidable es el vinagre blanco, que tiene múltiples usos en la limpieza del hogar. En concreto, en un pulverizador hay que hacer una mezcla de agua y vinagre blanco en la misma cantidad. Después, pulverizas esta «pócima casera» sobre la superficie a limpiar y pasas una bayeta de microfibra, el producto milagroso que arrasa en ventas en los supermercados. Estas bayetas sirven para todo: tanto para dejar unos cristales relucientes como para utilizarlas en el baño o en la cocina.

Tips para limpiar acero inoxidable: marcas leves y mantenimiento diario:

  • Lava el acero inoxidable con agua caliente y un trapo o una esponja.
  • Si hace falta, agregá un poco de detergente.
  • Estos consejos se aplican a toda superficie o elementos fabricados con acero inoxidable. No olvides hacer una prueba en un área poco visible primero

El acero inoxidable se utiliza mucho en el hogar, pero especialmente en la cocina. Fregaderos, lavadoras y otros electrodomésticos suelen tener un elegante acabado frontal de acero inoxidable en sus versiones más modernas y actualizadas. Aunque las marcas de los dedos son las manchas más frecuentes, el acero inoxidable suele ser fácil de limpiar:

como limpiar el acero inoxidable

Una limpieza de acero inoxidable llevada a cabo diariamente va a lograr que todos tus elementos de este material recuperen el brillo en su máximo esplendor. Limpia el acero inoxidable con movimientos circulares y con cuidado para no dañarlo. Te recomendamos probar el método de limpieza en una superficie reducida primero. Nunca dejes de pulir los elementos de acero inoxidable, incluso los cubiertos.

Productos que nunca debes usar en el acero inoxidable

Hay productos que nunca debes usar para el acero inoxidable, porque lo van a dañar. Por ejemplo, la lejía, por lo que debes tener cuidado si la utilizas en un fregadero, no la puedes dejar por mucho tiempo. Los limpiadores en polvo, los estropajos que no sean los azules que no rayan, pueden dañar y rayar las superficies. Tampoco debes utilizar limpiadores con cloro o que contienen cloruro.

El cloro es abrasivo para el acero inoxidable, y hay que tener especial cuidado, puesto que muchos limpiadores tienen cloro entre sus ingredientes, por lo que es muy recomendable leer la etiqueta del fabricante. Aunque el acero inoxidable es resistente, dura mucho en tiempo y es fácil de limpiar, huye siempre que puedas del cloro y la lejía para limpiarlos, aunque si utilizas algún limpiador que necesite que utilices el fregadero, mantén estos productos en contacto con el mismo el menor tiempo posible.

productos para limpiar acero inoxoidable

Electrodomésticos como la nevera, el horno o el lavavajillas son algunos en los que más grasa se acumulan en el acero inoxidable, e incluso también sucede en otros que, a priori, pasan más inadvertidos como la campana extractora. Algunos de estos aparatos de uso doméstico son de acero inoxidable y es ahí donde surge la duda. ¿Cómo se deben limpiar? ¿Hay algún truco? La respuesta es sí, y no tienes que recurrir a los productos químicos que puedes encontrar en supermercados.